Cuerpo Ministerial

Equipo Pastoral

Miguel Rodríguez y Keren Peña

Miguel y Keren son una pareja de puertorriqueños misioneros llamados por Dios y enviados por la Alianza Cristiana y Misionera de Estados Unidos para servir a Jesús como una familia pastoral en Punta Cana. Miguel y Keren tienen 13 años de casados y han tenido el privilegio de tener a su hija Isabel de 8 años y a su hijo Damián de apenas un año. Al día de hoy llevan 5 años de servicio a Jesús como familia pastoral en Punta Cana.

Miguel A. Rodríguez

Miguel creció en Bayamón Puerto Rico, sus padres se convirtieron a Jesús cuando él era un niño y desde entonces comenzó a crecer dentro de la Alianza Cristiana y Misionera en Puerto Rico. Miguel recuerda haber tomado una decisión por seguir a Jesús de niño y es testigo de cómo Dios comenzó a tener una relación con él desde entonces.

Para Miguel hubo un evento muy significativo que cambió el rumbo de su vida y lo dirigió a servir en el ministerio. En el momento en que se encontraba siendo exitoso en completar sus sueños, estudiando la profesión que le apasionaba, teniendo una pareja que lo amaba y realizando los pasatiempos que disfrutaba se encontró profundamente tiste. Una noche Miguel decide entregarle a Dios todo lo que tenía, incluyendo sus sueños y metas para el futuro.

Esa entrega completa a Jesús resultó para Miguel en un cambio para nunca volver atrás. Desde entonces Miguel disfruta de un gozo inexplicable y poco a poco Dios le fue guiando para servir a Jesús a tiempo completo como misionero.

Miguel estudio ingeniería eléctrica en la Universidad de Puerto Rico, trabajo por 8 años en sector privado como ingeniero de comunicaciones mientras que completó una maestría en estudios teológicos en el Seminario de la Alianza en Puerto Rico.

Keren M. Peña

Keren nació y creció en Bayamón Puerto Rico, cuando era muy joven sus padres se divorciaron y su madre decidió mudarse a la casa de sus padres. Creció muy cerca de su madre y de sus abuelos, sus ejemplos y palabras le enseñaron perseverancia, valor moral y el amor de Dios.

Keren comenzó a visitar la iglesia cuando era una niña pequeña, donde desarrolló una base sólida de lo que significa el amor de Dios, que más adelante le ayudó a tomar decisiones para obedecer el llamado de Dios en su vida.

Durante la escuela secundaria dejó de visitar la iglesia, otras cosas le llamaron la atención y la alejaron de Dios. Durante esos años, su madre decidió cambiarla a un colegio evangélico y durante ese período volvió a escuchar las enseñanzas de Jesús, de su amor, el regalo de Dios del perdón y de la salvación. Un día, en un servicio que los estudiantes hicieron a la hora del almuerzo, aceptó a Jesús como su Salvador.

Antes de casarse, cuando estaba en la universidad y después de participar en un viaje misionero a corto plazo, Dios comenzó a poner en el corazón de Keren la convicción hacer algo más para Dios. Dios fue guiando a Keren paso a paso para servir a Jesús en las misiones.

Keren estudio una licenciatura en Administración de Empresas y una maestría en Finanzas en la Universidad de Puerto Rico. Trabajó por 10 años en el sector privado como analista financiera mientras que completó una segunda maestría en estudios teológicos en el Seminario de la Alianza en Puerto Rico.